Asociación PuntoGal

Asociación PuntoGal

Qué es PuntoGal?

En el marco de la actual sociedad de la información el que no está en internet no existe. La comunidad gallega en el mundo, con más de 4 millones de personas, nuestra lengua y nuestra cultura necesitan una marca propia con la que identificar todos los contenidos que creamos en la red y, así, hacernos más visibles dentro de este espacio de comunicación global.

El .gal é es el dominio que debe correspondernos como comunidad con fuertes vínculos lingüísticos, culturales, históricos, sociales... una especie de sufijo con el que identificar en internet las páginas escritas en gallego y que, teniendo en cuenta nuestra dispersión en el mundo, no se circunscriba a un ámbito territorial concreto. La propuesta, técnicamente viable y económica, social, lingüística y culturalmente rentable, se encuadra en los dominios de primer nivel esponsorizados. Es la que defiende la Asociación PuntoGal con el apoyo de las entidades que la integran y de todas aquellas personas y organizaciones que siguen sumándose día a día al apoyo a esta iniciativa.

En todo caso, la propuesta de .gal no invalida la de un dominio geográfico de dos letras (.gz, por ejemplo). Para optar a estes dominios es necesario ser un Estado reconocido por las Naciones Unidas o alguna de sus agencias, aunque también es aplicable a Estados que formen parte de la Corte Penal Internacional o a través de la inclusión en la lista ISO 3166, caso de Gibraltar, por ejemplo.

La creación del .cat en 2005, primer y único dominio de tipo cultural reconocido por la ICANN en todo el mundo, abrió una puerta para las aspiraciones del .gal, así como para otras iniciativas parecidas (.eus, .cym, .bzh...). Tres años después de que la Fundación puntCAT, entidad sin ánimo de lucro que administra el .cat, gestionase los primeros dominios, hoy son ya más de 36.000 los registrados.

Pero para conseguir el .cat fue fundamental la suma de todas las voluntades de la sociedad civil y empresarial, así como de las autoridades catalanas. Asociaciones culturales, fundaciones, empresas, entidades deportivas y personas a nivel individual se sumaron con una única voz a un proyecto avalado sin fisuras por las instituciones. Ahora nos toca hacer lo mismo.

Abierta la puerta con la concesión del .cat, los gallegos y gallegas también tenemos derecho a exigir el .gal y, con él, circular por internet con nuestra propia matrícula, indicándole al mundo entero quiénes somos.
El .gal es el dominio que debe correspondernos como comunidad con fuertes vínculos lingüísticos, culturales, históricos, sociales...
Imprimir Enviar página

© Asociación Puntogal